jueves, 24 de septiembre de 2015

Alquerques: juegos de estrategia e iniciación


No siempre fueron juegos, ni la habilidad o la estrategia constituyeron unas características afines a su naturaleza, o no lo fueron en un primer momento. Pero sí podrían ser considerados, después de todo, como elementos tradicionales de culto o de iniciación, cuyo rastro se pierde en lo más oscuro de la noche de los tiempos, posiblemente a la par que en la mentalidad colectiva de las culturas del Neolítico e incluso también en la de periodos históricos anteriores, comenzaban a manifestarse los primeros síntomas de intuición, expresión y comunicación, como así parece deducirse de unos antecedentes, auténticas epopeyas gráficas, como son, por ejemplo, los petroglifos. Siguiendo este razonamiento, quién sabe, así mismo, si dentro de estos primeros atisbos anímicos, en la concepción de los primitivos tableros, recintos, espirales y laberintos, no habría unos rudimentarios conocimientos astronómicos, en los que aquellos primeros ojos que comenzaban a fijarse en el infinito, intentaran representar los movimientos de unos objetos que, en el telón de fondo de la noche, les parecían sencillamente mágicos y dotados de una vida, cuando menos preternatural, en la que determinados astros –o mejor dicho, su movimiento-, dieran origen a la posterior creación de complejos mitos cosmogónicos. Y éstos, a su vez, como diría más tarde un polémico personaje, Termes Trismegisto, a una representación terrestre –como es arriba, así es abajo-, señalando posibles centros o caminos iniciáticos de peregrinación, que se fueron olvidando y adaptando a las nuevas cosmogonías, pero cuyo recuerdo quedó en la memoria colectiva, en muchas ocasiones bajo la apariencia de inocentes juegos. Porque, como bien dice Rodrigo de la Torre Martín-Romo (1), opinión con la que coincido: en un gran número de casos, no se hallan en superficies practicables para el juego.


(1) Revista de Folklore Nº49, Valladolid, 1985. Rodrigo de la Torre Martín-Romo: 'Tradición de algunos juegos de fichas en los signos lapidarios (I)'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario