domingo, 9 de noviembre de 2014

Nuestras Señoras del Misterio


El tiempo, los hombres y el olvido destruyeron sus santuarios. En ocasiones, la tierra, de alguna manera imitando a esa mar que, según los marineros, termina devolviendo parte de todo lo que se traga, tiene un acto de voluntaria piedad y abre pequeños surcos en su carne, donde, a la luz de ese mismo sol que ilumina el mundo desde el alba de los tiempos, sorprende al hombre moderno con la tesitura de los antiguos misterios. Observándolas, aun a la luz mortecina que se cuela a través de las urnas de vidrio que en ocasiones las contienen, la mirada ausente de su hierática apostura, nos hace un guiño de complicidad. Son extrañas, pero a la vez, son también familiares, pues a pesar de todo, de los cambios de culto, de esas telas domingueras que ocultan sus auténticas bellezas, continúan escuchando, siglo tras siglo, milenio tras milenio, las eternas súplicas de los hombres. Como hacían antiguamente, a veces se presentan ellas mismas: Isis, para Plutarco, Tanith para los honderos de las Islas Afortunadas, el Pilar para reforzar el mito de Santiago o Astarté para Ramón J. Sender. Poco importa el nombre, después de todo, pues como eterno paradigma que son, de una u otra manera, han estado, están y seguirán estando presentes en la gran aventura del hombre. Nuestras Señoras del Misterio.

2 comentarios:

  1. De una de las tantas cosas que oimos, leemos, o soñamos, se me quedo grabado que en la antigüedad la mujeres fueron creadas para ser las portadoras de cierta sabiduria ancestral. Imagino que parte de eso se quedo pasmado en estas bellas obras de arte, tan llenas de misterios como de preguntas. Estas damas son conductoras al mas alla, o eso dicen, saben de los 2 mundos, de las 2 mentes, de esa sabiduria que perdimos hace ya tiempo.
    Una vez te hable de un sueño que tuve. Todabia hoy espero que en algun momento aparezca aquella imagen de la Dama con la bara en la mano. La Gaia de Acuario. Quien sabe, cualquier día me la desentirran de las profundidades de algun bosque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Sabiduría y las Mujeres siempre han caminado juntos. Los antiguos cultos primitivos eran eminentemente Matriarcales, de manera que la mujer tenía un papel sublime. Las cosas cambiaron con la instauración de la figura Paterna. Imagínate que, según Graves, hasta en el Olimpo hubo que hacer una reorganización para que hubiera el mismo número de dioses y diosas, después de no cruentas guerras de religión. Los sueños no siempre son premonitorios, sino que muchas veces reflejan nuestras más íntimas inquietudes. Y observo, que una de tus inquietudes es intentar penetrar aquello que los teósofos y ocultistas denominan el Velo de Isis; es decir, llegar a conocer, a comprender, a recorrer el Camino al Palacio de Sophia. Por otra parte, también es cierto, que somos un país de bárbaros y hemos destruido una parte muy primordial de nuestro pasado. Unas veces, porque nos ciega el egoísmo y hemos levantado urbanizaciones de lujo encima de vestigios que podrían haber cambiado la Historia; otras, porque lo que pudiera derivarse de esa 'otra Historia' no interesaba a los poderes fácticos, que todavía piensa que nuestra Historia (es decir, la Historia que nos han inculcado) son lentejas. Y otras muchas, por ignorancia. Lo único que nos salva, es que el pueblo, después de todo, no olvida y si nos preocupáramos por entender lo que de verdad subyace en el fondo de sus tradiciones, las beatas se quedarían sin pañuelos para llorar. Sigue preocupándote, sigue indagando, busca... Como dirían en Expediente X: la respuesta está ahí fuera. Un abrazo

      Eliminar